Espanya i Catalunya: mapes i fronteres

cataloniaNo ho entendran mai, perquè no ho poden entendre. Tinc una cosina germana madrilenya, molt trempada, afí a Izquierda Unida i tot, a qui respecto i estimo moltíssim, i que coneix –o això pensava– el tema català. Fins i tot va viure a Catalunya uns pocs anys, i una de les seves filles va néixer a Barcelona; es diu Mireia. Bé: quan li pregunto com veu des d’allà la proposta sobiranista catalana, em respon, amb un cert aire de cansament, que fem el que vulguem, que ja n’estan tips, que som molt pesats… Ei, i és la més progre i oberta de la família d’allà!

Espanya és un producte polític i ideològic fruit de l’expansió castellana. I el Regne de Castella porta a l’ADN l’ideal de la unitat peninsular sota el seu comandament polític, cultural i lingüístic des de l’edat mitjana. El va començar a exercir extensament ja a l’inici del segle XVI, com molt bé va observar un intel·lectual tortosí anomenat Cristòfor Despuig. I així fins ara.

És cert que hi ha hagut intents de col·laboració (interessada) en l’afer unitarista de matriu castellana per part d’intel·lectuals –i empresaris– catalans, des de finals del XVIII, especialment davant d’un suculent mercat interior.

Tampoc nosaltres no som capaços d’entendre la percepció i la praxis política castellana. Ja ho deia Ortega y Gasset a la España invertebrada (1921): «Porque no se le dé vueltas: España es una cosa hecha por Castilla, y hay razones para ir sospechando que, en general, sólo cabezas castellanas tienen órganos adecuados para percibir el gran problema de la España integral». Més clar, l’aigua.

Llegint avui un article de Salvador Cardús a l’ARA, m’he adonat d’una qüestió que em sembla important i en la qual no havia caigut, arran de les reflexions anteriors. De fet, darrere les afirmacions constants de governants, elits i intel·lectuals del Regne d’Espanya –tan cosmopolites i europeus– contra el sobiranisme català per tal com aixeca fronteres, divideix, etc., etc., el que s’hi amaga és, paradoxalment, un mapa inexpugnable, una Espanya pràcticament eterna, unes sòlides fronteres amb la resta del món des de sempre. Per això no poden assumir un canvi de fronteres, un mapa divers del que tenen al cap des de fa segles (o mil·lennis, segons Esperanza Aguirre). No hi ha un mapa més fix al món que el d’Espanya, ni unes fronteres mentals més fossilitzades. Per a ells la secessió catalana representa una dolorosa amputació. De fet algú ja s’ha expressat en aquests termes. I ho puc entendre, encara que no ho comparteixi.

Encara hi ha més: després de la independència del nostre país, Espanya haurà –necessàriament– de reformular-se, autonòmicament, constitucionalment. I això fa molta mandra. Amb el temps, Castella veurà com s’inverteixen els processos històrics i, potser, retornarà al mapa de fa cinc-cents anys, pam més pam menys. I això fa mal, cert.

Però nosaltres anem cap a un altre lloc, les nostres fronteres són les del món sencer i Europa en particular, amb la voluntat de ser, només, una comunitat política igual a totes les altres (en un món d’estats, perquè no n’existeix altre, no fotem, comCatalunya_Espanya_3 es demostra en les discussions dia sí dia també sobre si serem o no a la UE). I sobretot sobretot, el que volem és una república de ciutadans, un sistema polític més transparent i representatiu, una societat més justa i lliure… Tot això volem, i per això aprofitarem l’oportunitat que ens dóna la història. Més ben dit: que ens hem donat nosaltres mateixos.

Anuncis
Aquesta entrada s'ha publicat en Història, Reflexió i etiquetada amb , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

3 respostes a Espanya i Catalunya: mapes i fronteres

  1. Pepa Palacios ha dit:

    Bon día, soy la prima. Creo que el referéndum se hará. Es voluntad política del PP+Psoe para cambiar la constitución (dicen problema) ya lo hicieron exprés por orden de la U.E. Cuál será el resultado? Actualmente no me fió de ningún político de la península ibérica, quién sabe si caldean el ambiente y por detrás están negociando, no me fío. No estoy a la altura, deje de vivir en Barcelona hace más de 32 años, no tengo certeza de la realidad del proyecto independentista. Creo que las personas queremos el mejor de los mundos posibles para nuestros hijos. Escuché al president: I have a dream y pensé, confío en que sean sólidos los argumentos, que no estén basados en la ilusión, en el sentimentalismo, en la fe, pues en el mundo actual intuyo que se necesita más para fundar un país. Reconozco que me paralizo un poco cuando oigo la muletilla de “España nos roba” o estamos en “guerra política” o “todo es culpa de Madrid”, creo que no se corresponde con la realidad, con la potente y poderosa realidad de las personas.
    También reconozco que no estoy a la altura del sentimiento nacional e identitario, no siento nada, no quiero ser de ninguna parte, estoy en contra de las fronteras, me dá igual ser colombiana que guineana, que vietnamita, que española. Creo que podría vivir en cualquier sitio de este planeta. Desde luego doy gracias por haber nacido en este lado (el de los ricos) y además mujer. A mis primos les quiero, de ellos me llega el deseo de independencia, si la mayoría quiere organizarse como país, conociendo los datos que la realidad tiene, no con ficciones, pues estupendo.

    • pepvalsalobre ha dit:

      Hola, Pepa. Cierto: el referéndum (o consulta) se hará, porque un pueblo puesto en marcha es difícil que se resigne a seguir com hasta hoy. Pero no porque lo permitan PP y PSOE, que actualmente están radicalmente en contra. Estamos lejos, muy lejos de tradiciones verdaderamente democráticas com la inglesa. La transición fue un fraude y España sigue siendo un país vagamente franquista puesto que sobrevivieron todos los aparatos de estado (justicia, ejército, etc.) y no hay una profunda cultura democrática porque no hay tradición. Fíjate que un texto com la Constitución fue tutelado por el ejército en aquél entonces. Y hoy se ha aplicado de manera mucho más restrictiva todavía de lo que se esperaba have 35 años. Lamentable. Y a pesar de todo, una colectividad que se percibe y se siente como tal, la catalana, en tiempos bien difíciles respecto de aventuras y riesgos, ha decidido mayoritariamente asumir tales riesgos, una aventura de cambio para superar todas las limitaciones políticas, económicas, culturales, educativas, etc., que impone el hecho de estar en España. Y decide asumir el riesgo de caminar sola, de decidir su futuro, de mejorar el marco de relación política entre la colectividad y el poder que la gestiona. ¡Que gran esperanza! No es marchar de España por marchar, sino por afrontar un futuro mejor. Ya no podemos permitirnos un estado que no sólo no nos defiende sino que nos está en contra (educación, lengua, economía, etc.). Y decidimos caminar solos. ¿Te imaginas?
      Ni por un momento pienses que es Mas o Junqueras quienes llevan la iniciativa, como pretende hacer creer el gobierno del PP o el mismo PSOE: se han visto desbordados por las circunstancias y, o las asumían, o serían desbordados por ellas. Esto no tiene freno. Vamos por fin a tener un gobierno cercano a los problemas, a las personas, a la cultura del país, con una mayor descentralización y proximidad. Ya nos encargaremos nosotros de obtener una constitución republicana y un modelo socialmente mucho más avanzado del que nos domina. Y de estar representados a la altura de cualquier otro estado del mundo, de igual a igual.
      No me sirve, no me ha servido nunca, la falacia del cosmopolitismo. No abrimos fronteras, al contrario, las abolimos y nos presentamos directamente al mundo y establecemos relaciones libres y justas con todo el mundo, y más con España, si España quiere. Es una historia (obligadamente) compartida que no vamos a sacrificar, ciertamente. Ni renunciaremos a la presencia y a la riqueza que nos aporta la lengua castellana en nuestro país, tampoco. Sería un empobrecimiento estúpido.
      No me sirven tampoco los argumentos sobre identitarismo o nacionalismo. Ninguno, al fin y al cabo, no está libre de sentir a su comunidad cultural como propia: tu misma celebras con entusiasmo las victorias de la Roja o compras productos exclusivamente españoles siempre que puedes. ¿Es nacionalismo? Mas bien es sentido de pertenencia y sentido común. Y todos pertec¡necemos a algún lugar del mundo, y sólo a partir de tener gerantizada esa pertinencia, osamos hermanarnos con el resto de los seres humanos y sentirnos iguales a todos ellos.
      Tu y yo somos de izquierdas, como la mayoría de mi país (a diferencia del tuyo hoy, por desgracia), y debemos contemplar con la máxima ilusión un proceso que se inscribe en el deseo de libertad, de descentralización del poder, de aproximación de las personas a las decisiones que les atañen muy directamente, de borrón y cuenta nueva con una historia peninsular hecha, en los últimos trescientos años, de dolor y de opresión, con pequeños islotes, muy cortos y tensos, de libertad. Este pueblo resignado y obediente, cobarde incluso a menudo, ha dicho basta y pretende tomar las riendas de su destino (dentro de las estrictas y tristes limitaciones de la U.E. y de la economía capitalista y todas las demás que nos imaginamos, no seamos ahora ingenuos). ¿No es una grandeza admirable? En estos tiempos de resignación y tristeza, de abatimiento y dolor, ¿no es una esperanza extraordinaria? Esperamos que tu y todos los españoles amantes de la libertad de TODOS los pueblos seáis nuestros más firmes cómplices para que consigamos nuestro futuro. Y luego seamos los mejores compañeros para compartir culturas y lenguas y combatir las amenazas globales que se ciernen sobre las personas individuales. Un sincero beso, prima.

      • pepvalsalobre ha dit:

        Sobre el tema de las fronteras, añadiré aún que más de la mitad de los estados europeos actuales se forman entre el siglo XIX y XX. ¿Sería más deseable una Europa con el imperio austrohúngaro o con la gran Alemania de soñaba Hitler, con muchas menos fronteras? El tema de debate no son las fronteras (término obsoleto en la U.E. y una mayor federación de verdad europea) sino la adecuación de los gobiernos a las comunidades naturales o que se perciben a ellas mimas como tales.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s